Herramientas automáticas de reclutamiento

En todas las áreas del quehacer corporativo, y quizás particularmente en el área de RRHH, la incorporación de la tecnología se ha vuelto clave para facilitar y hacer más eficientes ciertos procesos que resultan de gran ayuda para lograr un match entre la oferta y la demanda especializada de talento y trabajo.

Algunas de estas herramientas, cuyo uso se ha masificado en los últimos años, son los llamados sistemas de seguimiento de candidatos o ATS (Applicant Tracking System): aplicaciones de software utilizados por reclutadores para facilitar los procesos de selección y contratación.

Estos sistemas pueden ayudar en cada etapa del proceso de diversas maneras. Por ejemplo, al comienzo para la definición y publicación de una vacante; durante el proceso para recibir, almacenar y procesar postulaciones y currículums; e incluso en el cierre con rechazos automáticos según parámetros establecidos, coordinación de entrevistas y en el momento de la incorporación del postulante a la empresa.

Entre los beneficios que brinda el uso de los ATS para las empresas, se encuentran el ahorro de tiempo, la posibilidad de habilitar un proceso de reclutamiento masivo y online permitiendo contar con datos analíticos y un registro de todo lo relativo a la selección de personal.

Es tal la masificación en la utilización de estas herramientas que un estudio realizado por Jobscan en el 2018, reveló que el 98% de las empresas Fortune 500, mayores empresas estadunidenses según volumen de ventas, usaba un ATS para sus procesos de reclutamiento. Una encuesta realizada por Kelly OCG estimó que el 66% de las grandes empresas y un 35% de las medianas las utilizan. Por su parte, RezRunner revela que el 75% de las compañías a nivel mundial confían y usan este tipo de instrumento.

Dado el escenario en que nos encontramos, es importante para los postulantes conocer y aplicar ciertas recomendaciones al momento de postular a vacantes de empleo con su currículum, especialmente si es a través de canales digitales, porque éste de seguro será visto por más de una persona.

Recomendaciones generales para tu CV:

  • Utiliza el formato PDF o el formato solicitado, colocando tu nombre al archivo.
  • Mantén un formato simple, coherente y con encabezados estándar como “Experiencia laboral” y “Educación”.
  • Evita el uso de caracteres especiales, símbolos, imágenes, gráficos, columnas y tablas.
  • Revisa errores de ortografía y/o gramática.
  • Si se solicitan estudios, habilidades y/o experiencias específicas en la descripción de cargo, y las tienes, intenta escribirlas de la misma forma en que se piden.

Así las cosas, está visto que los sistemas de seguimiento de candidatos o ATS están aquí para quedarse. Por ello te aconsejamos también considerar el contenido, la extensión, redacción y estructura de tu currículum, todos elementos importantes que podrás aprender en LabLab.

Tal Rosen
Director de Producto – LabLab

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *